Riego

Desarrollamos proyectos para regar de forma eficiente. Practicar una jardinería con poca agua tiene algunas ventajas añadidas a la satisfacción de estar realizando un uso responsable de un recurso escaso.

Agrupando correctamente las especies y con un estudio previo para optimizar el uso de agua, se podrá regular el consumo de esta y adaptarlo correctamente. Los jardines con un bajo consumo de agua tienen unas necesidades de mantenimiento y de uso de productos fitosanitarios menores. Todo esto se traduce en un ahorro económico importante a la vez que la estética de los jardines también se ve mejorada.